Mi primer día en el servicio militar

En mi primer mes haciendo el servicio militar estuve alojado en un establecimiento, sin poder salir al exterior. 
Tenía 18 años. Si bien siempre fuí de carácter pacífico, la rebeldía la llevaba a flor de piel.

En mi primer día, estaban todos los “colimbas” en fila, nos esperaban varios peluqueros ansiosos por raparnos.
En esa época recuerdo que muchos jóvenes usaban el pelo largo, no era mi caso.

Observaba a varios peluqueros como “rapaban” a los colimbas, seleccioné a uno de ellos y me puse en su fila. Yo el día anterior a mi entrada me lo había cortado bastante, estimo que lo tendría a 15 centímetros de altura. 

Me iba acercando al peluquero y observaba cómo cortaba a todos altura 0 centimetros. No había piedad.

Yo tenía preparado en mi mano un billete de 10 $. 

Mi primer prueba de fuego.

Cuando llega mi turno observó que el peluquero era otro soldado raso como yo. Cuando me siento el me cubre con una manta. Se prepara todo concentrado a realizar su trabajo.

De repente giro la cabeza y le digo, no ves que ayer me corte el pelo, no hace falta que me lo vuelvas a cortar. Estás loco me dijo y se puso muy nervioso. Sí se dan cuenta me matan los oficiales me comentó por lo bajo. 

Antes de que comience con la operación le digo: Tengo un billetito en mi mano de 10 $, tratá de cortarme lo menos posible. 

Al fin pude tranquilizarlo un poco. Así lo hizo cuando terminó retiró la manta le dí su comisión muy bien ganada.

Los nervios se apoderán de mi

Apenas finalizó me puse mi sombrero estaba desesperado buscando un espejo. 

Me ponía muy nervioso porque el sombrero no me entraba. Luego de trabajar mucho al fin pude fijarlo en mi cabeza, tratando de ocultar mi cabellera. 

Cuando me miro no lo podía creer me lo había cortado a la mitad de la altura original. Comparado con el resto era mucho la diferencia.

Logré pasar desapercibido durante todo ese mes, los primeros días fueron los más difíciles. 

La diferencia era notoria, los colimbas me envidiaban. Usaba el sombrero las 24 horas del día, hasta dormía con el. 

Los oficiales cuando me miraban les llamaba la atención que vaya por todos lados con el sombrero puesto. Yo los saludaba y me retiraba rápidamente. Así pude salvar mi bonita cabellera.

Soy productor de arándanos y tambien me gusta..

Hace tiempo me encuentro trabajando luego de varios emprendimientos personales dentro de una plataforma especializada en el marketing de afiliación.

Uno de sus creadores “Kyle”desde muy joven decidió ser un emprendedor online.

Si te agrada la venta te invito a participar de un negocio desde casa muy rentable. La empresa cuenta con un programa de afiliados capaz de brindarte excelentes comisiones.

La plataforma contiene cursos de capacitación en videos que te explican paso a paso como crear una página web rápidamente.

Tiene un comunidad compuesta por más de dos millones y medio de miembros de diferentes partes del mundo.

Si te interesa la propuesta podrás dejarme más abajo tus comentarios o establecer contacto conmigo directo.